Clásicos

Citroën 2CV; un mítico utilitario para todo, ocio, familia y trabajo

En la segunda mitad de los años 30, Citroën decide fabricar un utilitario para completar su gama, exitosa entonces gracias al Traction. Ese fue el 2CV.

El principal impulsor del proyecto TPV (Très Petite Voiture) es Pierre-Jules Boulanger, vicepresidente desde 1935. En él están también André Lefèbvre, responsable del Traction y posteriormente  del DS (Tiburón), y el diseñador Flaminio Bertoni, creador de esos tres modelos.

El objetivo era conseguir un coche robusto, capaz de transitar por terrenos variados, barato de producir y económico de mantener. Los primeros prototipos, ya con la forma que tendría el 2CV, eran una obra maestra de ingeniería y una máquina muy avanzada a su tiempo. Estaban construidos con aluminio, magnesio y acero inoxidable, tenía tracción delantera, caja de cambios de cuatro velocidades y suspensión independiente en las cuatro ruedas.

Polivalente

Ninguno de los otros coches populares del momento, en producción o en fase de prototipo, llegaba tan lejos. Algunos testimonios indican que los prototipos fueron escondidos o destruidos tras la ocupación alemana, para evitar que el TPV – como tecnología punta que era – cayera en manos enemigas y fuera usado con fines militares.

Con la liberación de Francia, Citroën retomó el proyecto. No hubo grandes cambios mecánicos, salvo que se reemplazó el motor bicilíndrico refrigerado por agua de los prototipos por uno más sencillo refrigerado por aire, de 375 cm3. También se reemplazaron parte de los paneles originales de aluminio por componentes de chapa de acero.

Citroën mostró la versión definitiva, el 2CV A en el Salón de París de 1948. La prensa lo recibió con críticas a su aspecto y algunos comentarios hechos con sorna. En julio de 1949 comenzó la producción y los clientes dejaron en muy mal lugar a los críticos: tras los primeros meses en el mercado, el plazo de espera llegó a tres años. El público supo ver inmediatamente lo que éstos no apreciaron: el 2CV era el coche idóneo para necesidades muy distintas. Se desenvolvía muy bien en ciudad, circulaba con soltura por caminos sin asfaltar, era espacioso para su tamaño, tenía cuatro puertas y resultaba mucho más económico de utilizar y mantener que otros modelos de precio semejante.

A diferencia de prácticamente todos los modelos diseñados en los años 30 y que estaban en producción en los 50, el 2CV seguía siendo entonces un modelo muy avanzado técnicamente. El 2CV era un coche sencillo, pero en absoluto tosco.

Tan bien planteado y construido estuvo desde el principio, que en su evolución no hubo cambios importantes. El motor ganó cilindrada y potencia, aunque se mantuvo siempre con un consumo muy bajo. Los frenos de disco en las ruedas delanteras no fueron necesarios hasta los años 80, debido a lo ligero que ha sido siempre el 2CV.

De moda2CV AZAM

Los cambios más notables en la carrocería fueron el sentido de apertura de las puertas en 1964 o la tercera ventanilla lateral de algunas versiones. Por lo demás, sólo añadiduras de equipamiento (que habrían pasado por lujos inicialmente) y cambios cosméticos en los faros, los paragolpes o la parrilla.

Con el tiempo, el 2CV ganó algo que no estaba previsto en el pliego de condiciones: encanto. El 2CV comenzó a captar a personas que no necesitaban un coche tan económico, pero se sentían atraídas por él. En los primeros años sólo se fabricaba en color gris, después hubo una paleta extensa de colores, algunos muy vivos. Las distintas series especiales, como el Sport, el Charleston o el Cocorico, le dieron un toque más de estilo.

Tampoco fue previsto en principio que el 2CV fuera un coche de competición. Pero, cuando un automóvil tiene el grado de aceptación social que ha tenido el 2 CV, es cuestión de tiempo que se utilice de todas las formas posibles, incluidas las carreras.Citroën 2CV desert (1975)

El 2CV fue inicialmente un coche de grandes raids, como el París-Kabul-París de 1970 o el Raid África de 1973 (8.000 km a través del Sahara). Un año antes se presenta en Francia el campeonato 2CV Cross, que se sigue disputando actualmente. En España, se podía ver al 2CV junto con el Mehari y el Dyane 6 en las delirantes carreras de Pop Cross, competición automovilística con estética psicodélica.

El viernes 27 de julio de 1990, a la 16:00 horas, salió de la fábrica de Magualde (Portugal) el último de los 2CV. Después de 42 años, Citroën había producido 5.115.268 unidades, entre turismos y furgonetas. Como conductores o pasajeros, millones de personas han disfrutado de un 2 CV, siempre con un consumo mínimo de recursos en su producción y durante su uso. Si algo así consta en la hoja de servicios de un automóvil, es porque está entre los mejores de la historia.

CRONOLOGÍA

1948: El jueves 7 de octubre se presenta el 2CV en el 35º salón de París.Citroën 2CV

1949: En julio comienza la producción de la versión 2CV A en la fábrica de Levallois. Tiene un motor bicilíndrico de 375 cm3 y 8 CV; todas las unidades están pintadas de gris.

1951: Comienza la producción de una furgoneta derivada del 2 CV, llamada AU.

1952: Se reemplaza el color de la pintura por otro tipo de gris. Un año después desaparece el óvalo que enmarca el escudo de Citroën.

1954: Un nuevo motor de 425 cm3 y 12 CV para las dos versiones, la berlina AZ y la furgoneta AZU. Está unido a la caja de cambios a través de un embrague centrífugo.

1956: Aparece la versión AZL (de “lujo”), con un sistema de desempañado en el parabrisas, capota de color y luneta trasera. Dos años después hay una versión con otro sistema de acceso al maletero llamada AZLP

1958: Versión 4×4 Sahara, con un motor en la parte delantera y otro en la trasera.

1959: Un nuevo color para la carrocería: azul. Un año después cambia la parrilla por una más pequeña, que permanecerá sin grandes cambios hasta el final de la producción.

1963: Nuevo motor, con 425 cm3 y 18 CV. La versión AZAM tiene un acabado más vistoso.

1964: La puertas delanteras se abren en el sentido normal. Un año después, Citroën incorpora un tercer cristal lateral.

1970: Aparecen el 2 CV 4 (435 cm3) y el 2 CV 6 (602 cm3). Raid París-Kabul-París, de 16.500 km. Un año después, Raid de ida y vuelta desde París a Persépolis (13.500 km) y, en 1973, el Raid África desde Abidjan hasta Túnez a través del Sahara (8.000 km).

1974: Aparecen los faros rectangulares, una parrilla de plástico reemplaza a la de aluminio. Los faros redondos volverían en versiones como el 2 CV Special de 1975.Citroën 2CV Charleston

1979: Cambia la gama con el 2CV Club y el Special. Un año después aparece el Charleston como serie especial; el éxito de esta versión es tal, que se queda en la gama desde 1981.

1988: Se fabrica la última unidad en la planta francesa de Levallois.

1990: En julio se fabrica el último 2 CV, en Mangualde (Portugal). 29 meses antes se produjo la última furgoneta, de un total de 3.868.634 berlinas y 1.246.335 furgonetas.

 

Citroën 2CV (1772) post

Artículo anterior

Expo4x4 2016; El Plan perfecto para el fin de semana

Siguiente artículo

La cuarta edición del Valladolid Motor Vintage calienta motores

El autor

Jose Antonio

Jose Antonio

2 Comentarios

  1. Septiembre 10, 2016 en 11:26 — Responder

    […] el trabajo en el TPV (Toute de Petite Voiture) – el coche que se convertiría en el 2CV. Dado que el TPV se dirigiría en el extremo inferior del mercado y el sucesor del “Traction” […]

  2. […] detrás de otros modelos revolucionarios y míticos en la historia de la marca y del automóvil: el Citroën 2 CV y el Citroën […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *