Consejos & opinión

¿Que debes revisar antes de comprar un vehículo usado?

La venta de coches usados sigue estando muy por encima de la de los vehículos nuevos, y es que la necesidad nos obliga y a lo que recurren muchos conductores. Pero es fácil que nos la “peguen”, y hay que ir con los ojos bien abiertos. Tanto si decidimos comprar un coche a un profesional (con un año de garantía de por ley) y un poco más de seguridad o a un particular (con solo tres meses de garantía, y con seguridad llegando al extremo poco rentable de la denuncia en caso de avería oculta importante), y ojo con algunos anuncios en paginas de venta (ya algunas te avisan de este posible engaño), donde aparecen unos coches impecables casi de estreno, a un precio de ganga, son un engaño, piden todos tu datos particulares y argumenta el que se supone su propietario, de que esta en otro país y que es una empresa la que se hace cargo de la venta, pidiéndote un dinero por adelantado y que esta te llevaría el coche hasta tu casa. ¿Que debes de revisar antes de comprar un coche usado?.

Puntos de control para la compra de un vehículo usado:

Vuelta de reconocimiento observando la carrocería y bajos (lo más visible al agacharnos):

  • Para-golpes bien sujetos, no con alambres u otros tornillos porque se a descolgado de algún golpe; faros y pilotos no oscurecidos por los efectos del sol; cristales, gomas y molduras aceptables.
  • Bajos de motor, posibles roces o perdidas de líquidos.
  • Neumáticos; con un desgaste uniforme en toda la banda de rodadura, de no ser así podría haber tenido un golpe en esa rueda y tener piezas dobladas (trapecios, mangueta, amortiguador…), observar que los amortiguadores no tengan manchas aceitosas debido a una perdida de presión, una prueba sencilla para comprobar su eficacia es presionando con en energía sobre cada lado de las ruedas, al soltar el vehículo ha de quedar estable, si sigue “botando” estos estarán en el fin de sus días.
  • Compartimento de motor; pueden haber manchas aceitosas y de suciedad, algo normal con el paso del tiempo pero siempre sin brillo, que nos incitaría ha deducir una perdida actual. Comprobamos el aceite quitando su varilla de nivel y verificamos su color (más oscuro en los diésel), un tono marrón o crema nos indicara una avería grave, la comunicación de líquidos refrigerante y aceite de motor. Si encontramos los mismos restos en el deposito de refrigerante nos diría lo mismo (ojo si quitamos el tapón del refrigerante con motor caliente, pues debido a su presión y temperatura podría saltarnos liquido a la cara y quemarnos).

En el interior; nueva visual comprobando el desgaste de volante, pomo de palanca de cambios (cambio manual), pedales (embrague, freno, acelerador). Un desgaste excesivo sobre todo en pedales nos diría que este coche ha circulado habitualmente por ciudad y su kilometraje lo tendríamos que multiplicar por tres, pues tendrá todas sus piezas de motor, cambio de marchas y embrague, frenos, ruedas… con un mayor número de horas de funcionamiento y por lo tanto más desgastadas.

Ya con el motor en marcha, movemos con energía hacia un lado y otro el volante para comprobar posibles ruidos y holguras de dirección. Metemos una marcha y nos ponemos en movimiento, debe de haber un recorrido neutro del embrague, de lo contrario este estará ya al limite de su vida. La prueba en carretera nos dirá claramente el desgaste que pueda llevar el vehículo, su estabilidad, frenada, respuesta de motor y los gases que puedan salir del tubo de escape en una aceleración apurando marcha.

Llegado a este punto y si todo lo anterior lo vemos correcto y el coche nos es de nuestro agrado, una prueba más sera el sí de la compra correcta; llevemos el vehículo a un taller para que nos pongan un aparato de diagnosis de averías, de esta forma veremos que todos los sistemas de los que disponga el coche funcionan correctamente (electrónica de motor, ABS, ESP, Airbags…).

Y un ultimo consejo, a veces queremos darnos el gusto de un vehículo premiun (Audi, BMW, Mercedes…), que de segunda mano podemos darnos el gusto de tenerlo, pero no paramos a pensar lo que supone esta adquisición, ¿vamos a poderlo mantener?, un coche de estos niveles supone un mantenimiento y reparación del mismo nivel, conozco cantidad de compradores arrepentidos, y de algunos de tener que revender su capricho. Esto lo aplico también a un coche nuevo.

¡Buena compra!

Artículo anterior

Audi presenta el concept car “Audi connected mobility”

Siguiente artículo

Peugeot España celebrará su segundo Driving Experience en el Circuito del Jarama de Madrid

El autor

Jose Antonio

Jose Antonio

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *