Clásicos

Escarabajo, el primer coche del pueblo

Los orígenes de este automóvil se remontan hacia 1933, cuando Adolf Hitler entonces canciller de Alemania se entrevistó con Ferdinand Porsche para discutir sobre el desarrollo de un “Volkswagen”, (vehículo popular o más bien dicho un automóvil para el pueblo), al alcance de la economía de muchos, un vehículo básico que debería ser capaz de transportar a dos adultos y tres niños a una velocidad máxima de 100 km/h. El propio Hitler le pidió que se fijase en la naturaleza para conseguir una línea bella y aerodinámica. Debería tener, además, buenas cualidades para aguantar el peor trato imaginable, y ser de sencillo mantenimiento.

Ferdinand formuló los parámetros originales del Volkswagen muchos años antes de ser comisionado. Sin embargo su producción vino a ser financieramente viable cuando fue respaldada por el Tercer Reich.

Unos prototipos aparecieron por 1935 fabricados por Daimler-Benz en Stuttgart, Alemania. Era el Beetle, conocido en otras muchas partes del mundo como “Escarabajo” por su parecido en su forma al insecto, el nombre se lo puso el New York Times. El automóvil tenía ya su distintivo perfil curvo y un motor de 4 cilindros tipo Boxer y enfriado por aire, montado en la parte trasera. Sin embargo la fábrica solo produciría un puñado de vehículos para cuando la guerra estalló en 1939. Consecuentemente, el primer volumen producido poseían un chasis de tipo militar parecido al Jeep. El automóvil fue diseñado lo más simple y mecánicamente posible así que no podían cometerse errores; los motores enfriados por aire 985cc de 25 CV (19 kW) probaron ser especialmente efectivos durante las acciones en el Norte de África, bajo el calor del desierto.

Un número reducido de “Escarabajos” se construyeron para uso civil, inicialmente para la élite Nazi, en los años 1940-1945, pero muy reducido quizá en razón de la escasez de gasolina durante la guerra. Estos vehículos fueron fabricados hasta 1945, cuando la producción fue totalmente detenida debido al grave daño que los aliados habían causado en la planta, que había sido severamente bombardeada. Muchos de los equipos esenciales para la producción fueron desplazados al cobijo de búnkers subterráneos, para resguardarlos, y permitir la producción una vez que las hostilidades hubiesen cesado.

Debido a que la planta había sido muy dañada durante los bombardeos, la primera tarea fue la de quitar las bombas sin detonar, puesto que tras perforar el techo, estas habían quedado entre la línea de producción, causando un gran daño de haber estallado. Se mandó reconstruir los edificios, reinstalar maquinas, prensas y la líneas de montaje. Al lograr poner la planta en operación, se puso en marcha una red de servicio y un equipo de ventas.  Nació Volkswagen (auto del pueblo), los primeros 1.785 escarabajos comerciales fueron fabricados en 1945, en 1946 la planta producía 1000 autos al mes, logrando sus primeras exportaciones a Holanda en 1947.

Desde su lanzamiento en 1945,  el modelo clásico del Escarabajo hasta el New Beetle han pasado seis décadas, un coche que ha estado presente en la conciencia colectiva de varias generaciones, y supero en ventas a mítico Ford T. El 23 de junio de 1992 fue cuando el Volkswagen del pueblo, el Escarabajo alcanzó los 21 millones de ventas en todo el mundo.

No es difícil imaginarse al Beetle presente en acontecimientos importantes de las últimas décadas. Diseñado en un principio como vehículo militar, el Escarabajo ha sido protagonista en la gran pantalla con películas como ”Herbie, Volante loco de Disney”, se convirtió en símbolo del ”flowerpower” de la época hippie y hasta apareció en la portada del famoso disco Abbey Road de los Beatles. Igual que ocurrió con el mítico grupo, el Beetle desató una auténtica Beetlemanía, un fenómeno fan en torno a un modelo icónico. Se organizaban concentraciones de coches en numerosas ciudades, las familias decoraban su automóvil como una extensión de su hogar y se convirtió en un símbolo de estatus social.

Ningún otro modelo de coche ha sido capaz de viajar durante 66 años de historia, convirtiéndose en un icono reconocible en todo el mundo.

 

Artículo anterior

Para los amantes de la aventura; AUTOHOME para el nuevo MINI Countryman

Siguiente artículo

La impresión 3D llega a Volkswagen Classic Parts

El autor

Jose Antonio

Jose Antonio

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *