PruebasReportajes

PRUEBA – Opel Astra 1.4 Turbo – Sport Tourer

El nuevo Opel Astra S.T sigue con la misma línea que le esta dando tanto éxito a su hermano mayor el buque Insignia.

Opel creadora de los antiguamente llamados rancheras, ya no tienen esas líneas tan cuadradas que ganarón el calificativo de coche fúnebre y tan mal visto. Ahora son otra opción a los monovolumenes. Coches con una amplitud y capacidades parecidas y que además van más asentados al suelo.

Opel Astra S.T tiene líneas redondeadas y una caída descentente del techo que junto a unas llantas sobredimensionadas (las del reportage en opción) y los tonos cromados de los contornos de las ventanillas y demás, le da un toque de deportividad y clase.

Equipamiento; Encendido de luces automático, que además si dispone de faros AFL adaptativos (en opción)Regularían el haz de luz el tipo de calzada (autopista, carretera, ciudad, etc…) y la meteorología, que alumbran bastante bien.

Control de velocidad de crucero y limitador acústico para no pasarnos de velocidad.

Dispone de una guantera amplia y otra más pequeña bajo el volante, huecos en la consola central, bolsillos en las puertas y respaldos de los asientos delanteros.

Y sí, a lo mejor tiene muchos botoncitos, pero mayormente de entretenimiento.

En cuanto a visibilidad, molesta un poco los pilares del parabrisas en curvas, el resto bien.

El acceso a las plazas traseras es el normal, fácil y espacioso para la zona de los pies que a veces se sacrifica por un mayor volumen del maletero, en este caso suficiente por la longitud del vehículo (4.698mm).

El piso del maletero esta enrasado para facilitar la carga, esto es regulable. Y tiene un compartimiento bajo.

Accionamiento eléctrico para abatir los asientos desde el maletero. Aumentado el volumen de 500 a 1.550 litros

En cuanto a conducción; El Opel Astra S.T acelera bien, hablamos de un 1.4 turbo 140CV de gasolina con la tecnología “downsizing”. Desde el ralentí la entrega de potencia es progresiva  y el par también (entrega de fuerza), a 2.000 r.p.m alcanza su valor máximo 200 Nm y lo mantiene hasta las 5.000 aproximadamente. Recupera bien, excepto si vamos relajados en sexta.

Se agarra bien en curvas, trazado correcto de la dirección. No se nota el más mínimo balanceo del coche. También  hay que decir que el modelo que probamos llevaba suspensión deportiva rebajada (en opción), que da seguridad en carretera pero en ciudad, con badenes o carreteras secundarias bacheadas es molesta y se prefiere la suspensión normal.

Los frenos tienen un tacto suave pero potente; discos delante y detrás, freno de mano eléctrico según versión.

En cuanto a seguridad; hablamos de un cinco estrellas, la máxima calificación en Euro NCAP Habitáculo de acero de alta resistencia, rodeada por zonas que protegen el interior.

Dispone de airbags frontales, laterales y de cortina, pretensores de cinturones delanteros, reposa cabezas delanteros activos para minimizar el riesgo de lesiones cervicales y pedales retractiles que en impactos frontales reducirían el riesgo de graves lesiones en las piernas.

Artículo anterior

¿Diésel o gasolina? vuelve el dilema

Siguiente artículo

Condiciones de uso

El autor

Jose Antonio

Jose Antonio

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *